A la Página Principal de Obra Literaria !!!

La Gran Síntesis.
Rubens C. Romanelli.
Folleto publicado por el "Centro de Pensamiento Pietro Ubaldi" de Brasilia - DF.

A la Página de Entrada

Biografía

Últimos Días

Homenaje

Álbum

Voz

Obra

Mensajes


En vano veníamos peregrinando a través de los libros en busca de una concepción del mundo que nos satisficiese, por la universalidad de sus fundamentos, la natural ansiedad de síntesis y unificación del conocimiento.

Movidos por ese deseo, nos adentramos en los grandes monumentos de la sabiduría de todos los tiempos, desde las viejas doctrinas consubstanciadas en la metafísica china del I-Ching, hasta las modernas adquisiciones del Relativismo de Einstein. Examinamos el Hinduismo, en las expresiones
luminosas de sus más eminentes maestros; estudiamos el Idealismo de Platón, el Criticismo de Kant, el Panteísmo de Spinoza, el Monadismo de Leibniz, el Ocasionalismo de Malebrance, el Epifenomenismo de Hume, el Voluntarismo de Schopenhauer, el Solipsismo de Berkeley, el Transformismo de Darwin, el Evolucionismo de Spencer, el Positivismo de Comte, el Pragmatismo de James, el Monismo de Haeckel, el Intucionismo de Bergson, el Pampsiquismo de Farias Brito, para, al final, sentirnos tan vacíos como al principio. Perdida en los meandros del análisis y desorientada en medio del separatismo de las especializaciones, la razón reclamaba desesperadamente una síntesis.

Convinimos con Carrel en que la síntesis no podría ser obra de un grupo de hombres; sino que debería "elaborarse en un cerebro único" (El Hombre, ese Desconocido - Cap. II). Pero, objetábamos: ¿ cómo admitir la posibilidad de un cerebro único, elaborarla, si las concepciones individuales son siempre visiones fragmentarias unilaterales y, por lo tanto, parciales de la realidad ?
Ahora bien, una síntesis implica una visión global, universal, y , por lo tanto, completa.

Acabábamos de leer Carrel, cuando surgió en las librerías la versión brasileña de "La Gran Síntesis", de Pietro Ubaldi. Atraídos por el título recorrimos el índice e, inmediatamente, fuimos asaltados por el deseo de leerla.

Hablar sobre la impresión que nos causó ese monumento de sobrehumana sabiduría es tarea que transciende nuestras posibilidades de expresión. Nos contentamos con afirmar que, en nuestra vida jamás experimentamos tamaño júbilo, tan  impregnados quedamos con el sustancioso contenido de la Obra.
¡ Su lectura nos conmovió hasta las lágrimas !. Jamás habíamos imaginado poder contemplar, en una síntesis de suprema belleza, el esquema de todo el Universo, desde las más sensorias expresiones de la materia hasta las más abstractas manifestaciones del genio. Encontramos, en fin, lo que exhaustivamente habíamos buscado.

Efectivamente, "La Gran Síntesis" es el más amplio y el más profundo repositorio de sabiduría que al mundo haya sido dado a conocer. Amplio, no sólo porque abarca todo el cognoscible humano, sino también porque traza directrices al pensamiento, en la búsqueda de la verdad, en todos los campos.
Profundo, no sólo porque explica la etiología y la teleología de los fenómenos, sino también porque presenta las leyes que rigen su eterna transformación.

Obra extraordinariamente concisa, "La gran Síntesis" nos presenta, en cada una de sus sentencias, una enseñanza profunda. Las palabras están en función de un magnífico ideal: "la expresión de la verdad".

Sin embargo de su carácter estrictamente lógico y rigurosamente científico,
"La Gran Síntesis" no es una obra resultante de elucubraciones intelectuales, ni de datos experimentales. Es una revelación sorprendente, de origen supranormal, por eso que fue dada al mundo exclusivamente por las vías de la intuición. Le sirvió de instrumento, en el proceso de su elaboración, el iluminado místico de la Umbría, Profesor Pietro Ubaldi.

Ubaldi no se ocupa de escribir lo que su imaginación concibe, sino, de describir lo que sus ojos ven. Tiene la sensación de esa realidad profunda que se oculta bajo los velos de los misterios, porque con ella se sintoniza, en ella vive y palpita, gracias a la transfusión de su alma con
el alma de las cosas. Tal es, en efecto, lo que el mismo nos afirma en el prefacio de Problemas del Futuro - Introducción : "Quien aquí escribe nada inventa de sí, sino que lee en el gran libro de la vida universal, es el espectador de la infinita sabiduría de Dios, que él contempla en visiones y vuelca en libros. Cuando en éstos no es el individuo quien habla, sino  la vida, el pensamiento no envejece."

La misión de Pietro Ubaldi no es apenas la del genio, sino también la del  santo. Si para los grandes de inteligencia él ha escrito las más altas verdades, para los humildes de corazón él las ha vivido.
Las vive en el amor y en el sacrificio, en el perdón y en la renuncia, convencido de que "en un sólo punto puede el cielo tocar la tierra y ese punto se llama martirio". (Historia de Un Hombre - Cap. XXVI).

 

Biografía

Últimos Días

Homenaje

Álbum

Voz

Obra

Mensajes

Esta flor es para tí !!! :O)