A la Página de Mensajes.


"Yo Canto. "
Rubens C. Romanelli / Libro: "El Primado del Espíritu".

Volver a la Página de Entrada



Yo estaba triste y solitario, y mi tristeza era estéril como el desierto sin oasis y mi soledad era vacía como la noche sin estrellas.

Pero, hoy, ya no estoy triste, ni sólo. ¡ Mora conmigo la alegría de las cosas santas !

El ángel de la renovación se aproximó mansamente a mí y restauró la lira de mi corazón, transformándome en un cantor de las bellezas eternas.

Abro mis ojos y, con una visión miríada en sueños
estelares, veo más allá del cielo de las apariencias, atrás de las últimas fronteras del mundo sensible, allá donde la realidad asume coloridos y configuraciones extrañas.

La Naturaleza, antes silenciosa de sus grandes
secretos, ahora abre ante mí los arcanos de sus
fabulosos tesoros y entonces puedo contemplar lo que los ojos mortales jamás pudieron ver.

Todo en torno de mí es esplendor y deslumbramiento.
Inmerso en un océano de luminiscencias divinas,
contemplo el mundo en su fisonomía interior y eterna.


¡ Todo es Luz !

Sorprendido, veo que yo mismo estoy plasmado en la substancia de la Luz.

Estoy por encima del espacio y del tiempo, situado en otra dimensión de la realidad.

Ahora comprendo cuanta grandeza habita el corazón de las pequeñas cosas. Ante ellas, me inclino reverente, porque todas son un mensaje de Gran Misterio, expresión del Pensamiento de Dios.

Dejé, allá abajo, como un residuo tirado al margen del inmenso caudal del tiempo, el pobre YO con que ingenuamente quisiera afirmar mi existencia.
Hoy, identificado con el Todo, soy una expresión del Impersonal.

Murieron en mí todos los deseos que me atormentaban en la cárcel de las formas transitorias.

Ya no me alucina la pasión de la Unidad.
Ya no me arrebata la seducción del misterio.
Ya no me abrasa la sed del Infinito.
Ya no me aflige la nostalgia de la Luz.
Ya no me consume la nostalgia de Dios.

Ahora soy todo plenitud.
Soy un alma integrada en el Alma del Todo.

En medio de los sagrados y fecundos silencios
interiores, yo siento resonar, en el arpa de mi corazón, la música que emana del ritmo de toda la Creación.

Por eso, ¡ YO CANTO !

 

 

Esta flores son para vos !!! :O)